En Abril de 2020 -¿en serio fue hace un año? – las nuevas políticas y procedimientos para la atención prenatal y el parto se estaban diseñando e implementando literalmente sobre la marcha. Meses más tarde, las cosas se han “normalizado” un poco, aunque algunos detalles todavía siguen en flujo – y también las variaciones en la práctica dependiendo de donde usted vive.

A medida que la información sobre el COVID-19 sigue evolucionando y nos subimos a la ola del COVID como nación, los hospitales y los consultorios de todo el país están revisando y actualizando sus protocolos de forma continua.

La realidad es que el trabajo de parto y el parto hoy en día son diferentes de lo que cualquiera hubiera esperado antes de la pandemia, y probablemente lo serán durante bastante tiempo.

Cada estado y cada hospital sigue abordando las cosas de forma diferente: no hay un protocolo general.

Control prenatal:

 

Dependiendo de la transmisión de la comunidad, los controles prenatales pueden realizarse en persona según lo programado o virtualmente, a través de citas virtuales de salud (pero en general, debe prever que tendrá más visitas virtuales):

Algunos lugares están manteniendo las visitas clínicas sólo para las pruebas y exámenes necesarios en persona, como ecografías y análisis de laboratorio (y están aplicando cuidadosas medidas de distanciamiento físico para cualquier cita de este tipo, así como tratando de consolidar esas visitas para el menor número de encuentros posible – muchos lugares también están llevando a cabo controles de temperatura a primera hora).

En el caso de las citas virtuales, algunos consultorios piden a las mujeres que se tomen sus propias medidas y signos vitales en casa.

La Medicina Maternofetal recomienda que no se permita que personas de apoyo o visitantes acompañen a las mujeres en las citas prenatales presenciales;

Algunas consultas han suprimido por completo un par de citas prenatales no esenciales;

Muchos consultorios están retrasando la exploración anatómica todo lo posible, más cerca de las 19/20 semanas, para que haya menos probabilidades de tener que volver para cualquier exploración de seguimiento;

La educación prenatal y las clases de preparación al parto se han trasladado a la ciberesfera.

El objetivo de todos estos protocolos es proteger a las mujeres embarazadas y a los bebés y reducir la propagación del COVID-19 en la comunidad.

Parto y alumbramiento:

 

Muchos hospitales están prohibiendo las visitas en las salas de partos (salas de maternidad) para proteger a las mujeres y a los bebés de la exposición al COVID-19;

La tendencia abrumadora (desde el pasado mes de marzo, cuando los hospitales prohibieron cualquier visita durante el parto durante unos días) sigue siendo permitir que una persona (COVID-negativa/vacunada) acompañe a la madre (*esto es lo que probablemente encontrarán la mayoría de las mujeres);

La mayoría de los hospitales están trabajando para analizar automáticamente a todas las mujeres admitidas para el trabajo de parto y el parto (y cualquier pareja no vacunada que las acompañe); y en muchos lugares, las madres COVID-positivas están dando a luz en secciones separadas de la sala de maternidad;

Si no eres COVID-19 positivo, tu médico/hospital puede estar más abierto a que te vayas a casa antes, lo cual ha sido reportado por la mayoría de las madres que han dado a luz recientemente.

0
0 item
CARRITO
Empty Cart
Abrir el chat